En lo que pudo convertirse en una tragedia, el pasado 2 de julio, un Boeing 777-300 de la aerolínea Emirates en vuelo regular entre Dubai, Emiratos Árabes Unidos y Beijing, capital de China, con 270 personas abordo tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de la ciudad china de Urumqi ante las alertas de fuego en compartimento de carga posterior.

Los equipos de emergencia confirmaron que parte del equipaje de los pasajeros sufrió daños como resultado de un fuego provocado por baterías de litio entre el equipaje de los pasajeros.

El debate sobre la peligrosidad real de las baterías de litio en una aeronave seguramente cobrará nueva intensidad, toda vez que a estos materiales que son considerados como Mercancías Peligrosas por la Organización de Aviación Civil Internacional y por ende por la Asociación del Transporte Aéreo Internacional, mejor conocida como IATA quienes han trabajado en la normatividad aplicable al transporte sin riesgos por vía aérea de las baterías, en especial en embarques de volumen, generalmente transportados en aeronaves cargueras exclusivamente y que ahora seguramente abarcará medidas más restrictivas, si no es que no llegando a la prohibición para este tipo de embarques sea como carga o como parte del equipaje de los pasajeros.

Baste recordar que estos materiales podrían haber sido una de las causas principales, por lo menos, del accidente de un Boeing 747-400F de UPS precisamente en Dubai en el año 2010 cobrando la vida de 2 miembros de su tripulación.

Afortunadamente en esta oportunidad la aeronave de Emirates afectada pudo aterrizar antes de que el final fuese algo digno de lamentar. Resulta a todas luces vital el no bajar la guardia nunca en materia de la revisión y lo más importante: La aplicación efectiva de las Normas y Métodos Recomendados aplicables al transporte por vía aérea de cualquier mercancía que pudiera ser considerada peligrosa.

t21

Pin It on Pinterest