La Asociación regional de Consejeros de Seguridad en transportes de mercancías peligrosas dice que, desde hace 11 años, la legislación obliga a que donde se trasvasen gases o hidrocarburos exista un asesor que garantice una descarga segura, el mantenimiento de instalaciones o los protocolos de actuación.

La Asociación Canaria de Consejeros de Seguridad en transportes de mercancías peligrosas lamenta el trágico suceso ocurrido el pasado miércoles en el municipio grancanario de Mogán, pero denuncia la carencia en los hoteles del Archipiélago de técnicos especializados en la descarga de este tipo de productos, mantenimiento de instalaciones o establecimiento de protocolos para evitar hechos como la deflagración de anteayer en el hotel Coral Playa, debido a la cual falleció una turista y otros cinco trabajadores están muy graves. Según la información que posee dicha asociación, ninguna empresa hotelera de las Islas tiene contratado interna o externamente a un profesional en la materia. Los productos considerados peligrosos son, por ejemplo, los gases, los hidrocarburos, los fitosanitarios, la lejía o el cloro.

El portavoz de dicho colectivo, Sabas Martel, advierte de que, desde el año 2000, la legislación obliga a que, entre otros, los establecimientos hoteleros cuenten con un asesor en descarga y mantenimiento de instalaciones para esta clase de productos. Martel comenta que, en el transporte de mercancías peligrosas, la carga y la descarga son las maniobras que más riesgo encierran.

En opinión de Martel, tener contratado a un experto en plantilla cuesta un salario y, de forma externa, puede oscilar entre 3.000 y 6.000 euros anuales.

El colectivo lucha por divulgar la importancia y obligatoriedad de tales consejeros en empresas hoteleras, pero hasta ahora no ha tenido éxito. Hace meses, la asociación planteó en la Dirección General de Transportes del Gobierno canario la necesidad de un encuentro con los cabildos de Tenerife y Gran Canaria para advertir del potencial riesgo que existe en los hoteles. En ese esfuerzo, el colectivo también mantuvo este año dos reuniones con la patronal hotelera de la provincia tinerfeña (Ashotel).

El gerente de Ashotel, Pablo González, señala que la normativa a aplicar es compleja y que, según varias mutuas de accidentes y el Cabildo tinerfeño, un asesor de este tipo sólo es necesario cuando haya un determinado volumen de carga. Pero González no explica con claridad cuál es esa barrera. Y señala que no se puede crear una situación de alarma a raíz de un lamentable accidente. Martel dice que las cargas mínimas se estipulan cuando el producto peligroso va en bultos. Sin embargo, cuando se trata de gases o hidrocarburos, “siempre” debe constar que un técnico garantiza la seguridad en el hotel, independientemente de la cantidad descargada.

La directora general de Transportes, Rosa Dávila, aclara que la función de su departamento es examinar y validar a los citados consejeros de Seguridad. Dávila recuerda que entre sus competencias no figura la inspección de los establecimientos turísticos. No obstante, la directora general señala que mantiene un diálogo fluido con la Asociación de Consejeros de Seguridad y que les ha animado a divulgar su figura a través de las Cámaras de Comercio entre las empresas turísticas.

La viceconsejera de Industria y Energía del Archipiélago, Francisca Luengo, aseguró que, pese al siniestro, “las instalaciones hoteleras de Canarias son de primera categoría y no hay problemas de seguridad, sino todo lo contrario”. Según Luengo, los hoteles canarios “están al día en sus instalaciones, en este caso gasísticas, industriales y de todo tipo”. Para la viceconsejera, no hay por qué alarmarse con lo ocurrido. Luengo comentó que acudió a las instalaciones del hotel Mogán Playa y comprobó, a través de las apreciaciones preliminares de los técnicos, que, en principio, las instalaciones gasísticas están en plenas condiciones de seguridad, salvo el núcleo donde ocurrió la explosión.

evolución

Fallece la turista noruega

La turista noruega que sufrió quemaduras en el 100 por cien de su cuerpo debido a una explosión de gas en el hotel de Mogán falleció durante la madrugada de ayer. Anita Berget, de 55 años, fue evacuada en estado crítico en helicóptero a Las Palmas, donde los especialistas del Hospital Doctor Negrín ya advirtieron que sufría lesiones de carácter “incompatible con la vida”. Berget falleció ayer a las 04:50 horas.

En el mismo centro sigue ingresada muy grave la joven cubana Yedna Botet Castañeda, de 22 años, una camarera que sufre quemaduras en el 90 por ciento de su cuerpo. Respecto a los otros heridos más graves que dejó este suceso, una mujer de 42 años con quemaduras graves en el 70 por ciento del cuerpo fue trasladada ayer a Sevilla, al igual que otra joven de 28 años a la que se evacuó el miércoles por la tarde. En consecuencia, el único herido de la explosión que permanece en el Hospital Insular es un varón de 29 años que presenta quemaduras en el 50 por ciento de su cuerpo y cuyo estado también es grave.

investigación

Posible fallo en las conducciones

La investigación abierta a raíz de la explosión de gas en el hotel Cordial Mogán Playa analiza dos escenarios: que la manguera que conectaba el camión cisterna al tanque de propano del establecimiento estuviera mal conectada o que hubiera algún problema en el conducto del gas, según el director del establecimiento alojativo, Nicolás Villalobos. “Algo salió trágicamente mal en ese momento y no seré yo quien busque culpables entre la empresa suministradora (DISA), la de mantenimiento de las instalaciones o si la línea se encontraba en condiciones”, precisó el citado directivo.

eldia.es

Pin It on Pinterest