El Cuerpo de Bomberos finaliza un curso de intervención en mercancías peligrosas, desarrollado en la nueva explanada del Muelle de Poniente, con la intención de preparar a los efectivos ante futuras salidas

 El Cuerpo de Bomberos se prepara en los presentes días, en concreto desde el lunes hasta mañana, dentro de un curso interno orientado a perfeccionar diversos métodos en el caso de que fuera necesaria una actuación de intervención en mercancías peligrosas.

De tal modo, desde primera hora de ayer, nuestros Bomberos se prepararon en pos de realizar de manera adecuada tal curso, dedicando las primeras horas del día en atender unas nociones teóricas –comenzaron a las 8:30 horas– acerca de lo que posteriormente pusieron en práctica.

Ya sobre las once y media de la mañana un turno entero, compuesto por dos unidades de intervención,  se desplegó sobre la explanada nueva construída en el Muelle de Poniente. Allí, los distintos Bomberos realizaron las operaciones ideadas, siempre bajo la supervisión de un sargento.

Así, los ejercicios comenzaron tras recibir la dotación una llamada de accidente; acudir a la susodicha zona; descubrir el problema y actuar en consecuencia.

“Al llegar allí”, cuentan fuentes de Bomberos, “el personal encontró una garrafa con una fuga de cloro y amoniaco y entonces tenían que solucionar de la mejor manera posible y a la mayor presteza el problema para evitar que  el mal vaya  en aumento y pueda ponerse en riesgo la salud y la integridad de los presentes”.

Con un coche ardiendo en la zona contigua, los miembros de Bomberos, ataviados con un traje ‘nbq’, consiguieron paliar el problema, apagando el fuego y cerrando la fuga mediante el uso y manejo de una llave inglesa.

“Se trata de realizar unos ejercicios y unos cursos”, prosigue la fuente consultada para finalizar, “que llevamos a cabo una vez cada poco tiempo, que dividimos en distintos turnos y dotaciones pero que siempre llega a la totalidad de los efectivos, que tienen por objeto tener preparado al personal y que siempre son variados, tratándose en este caso de un simulacro de escape de cloro y amoniaco de una garrafa”, ejercicios que sirven para que luego la actuación, en la vida real, sea óptima.

elfarodigital.es

Pin It on Pinterest