El vuelco de un camión cisterna, que transportaba 300.000 kilos de gas propano, ha mantenido en vilo hoy a la localidad soriana de Cidones, población con más de trescientos vecinos situada a quince kilómetros de la capital, hasta que una cabeza tractora ha evacuado la cisterna.

La cisterna ha sido remolcada, por parte de una empresa autorizada seis horas después del siniestro, para lo que Protección Civil ha establecido un perímetro de seguridad.

Según fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Soria, no se ha producido evacuación de la localidad aunque se ha recomendado a los vecinos más próximos al lugar del accidente -diez personas- que mientras se manipulaba la cisterna se fueran a otras casas del pueblo más retiradas del lugar del suceso.

El accidente, ocurrido a las 9:22 horas, se ha producido cuando el camión se dirigía por la carretera local SO-810 a abastecer a esta localidad soriana enclavada a doce kilómetros de la capital, y ha volcado a los pocos metros de coger el desvío de la N-234, carretera que ha sido cortada.

El camión, con matrícula de Barcelona y conducido por un vecino de Zaragoza, de 47 años, y que ha resultado ileso, es de los que realiza una ruta de reparto por diversas localidades de la provincia soriana.

El origen del transporte era la localidad zaragozana de María de Huerva y el destino era domicilios y empresas de particulares en las localidades sorianas de Cidones, San Leonardo de Yagüe, San Esteban de Gormaz, Yanguas y Navaleno.

Aunque a simple vista en principio no parecía que hubiera ningún tipo de escape, los Bomberos de Soria se han percatado de que se había producido una pequeña fuga, que ha sido controlada.

La fuga ha consistido en pequeñas burbujas en la parte superior de la cisterna, por lo que los técnicos de Protección Civil de la Junta de Castilla y León, de acuerdo con los Bomberos de Soria, han estimado que no existía peligro de explosión ni de incendio en el vehículo ya que llovía.

EFE.Soria.

Pin It on Pinterest