Algunos vehículos afectados por el corte tras el vuelco de un camión en la A-3 tuvieron que dar rodeos de hasta 45 kilómetros

El caos que el jueves se extendió por las carreteras de Valencia a causa del vuelco de un camión con gas metano amenaza con repetirse al menos cinco veces cada mes. Es la cantidad media de accidentes con vehículos de estas características que se producen mensualmente en las principales vías de la Comunitat.

Estos graves siniestros, que obligan a desplazar a un elevado número de efectivos y requieren largos cortes viales, casi siempre se concentran en la A-3 o en la A-7 en el tramo del ‘by-pass’, que son las que soportan un mayor volumen de camiones. El año pasado, el Centro de Coordinación de Emergencias intervino en 62 siniestros con transportes de materiales de riesgo.

El accidente del jueves, ocurrido a primera hora de la mañana, se produjo en un tramo en obras de la A-3 a su paso por Ribarroja. Consistió en un alcance entre varios vehículos, un siniestro propio de las zonas con gran congestión vial. Sin embargo, el subdelegado del Gobierno descartó que el mal estado de la carretera haya influido en el siniestro. «Las carreteras valencianas», enfatizó Luis Felipe Martínez, «están en un estado bastante bueno con respecto a hace años».

La gravedad del siniestro y los problemas para trasvasar la mercancía tuvieron la A-3 cerrada al tráfico durante 10 horas. Tráfico tuvo que habilitar desvíos por la CV-50, que conecta la A-3 con Cheste y Vilamarxant. Esta fue la vía que usaron muchos conductores para llegar hasta la Pista de Ademuz y poder alcanzar el ‘by pass’, lo que, en algunos casos, supuso recorrer 45 kilómetros en vez de los 12 que distan entre el punto del accidente y la circunvalación de la A-7.

Ayer se completaron las labores de trasvase de la cisterna siniestrada. Tras infructuosos intentos de trasladar el gas en la A-3, una plataforma la llevó al polígono industrial de Cheste bajo la supervisión de los bomberos.

Saturación de camiones

Fuentes de la Conselleria de Infraestructuras insistieron en la necesidad de carreteras estatales que descongestionen la densidad de tráfico que soportan la A-3 y el ‘by pass’. Este cinturón de ronda de 50 kilómetros es la circunvalación española con mayor flujo de camiones. Según un estudio elaborado por la Asociación Valenciana de Ingenieros Consultores, por ella pasan diariamente 100.000 vehículos, de los que 25.000 son pesados.

Una de las principales insistencias por parte del Gobierno Autonómico es la creación de un enlace entre la V-21 y el puerto de Valencia, el denominado acceso norte. Esto evitaría que miles de camiones tengan que usar el ‘by-pass’ y la V-30 en su tránsito hacia el recinto portuario de Valencia.

Según el último informe del Observatorio de Transporte por Carretera, dependiente del Ministerio de Fomento, el ratio de víctimas mortales en accidentes de camión en la Comunitat Valenciana está cinco puntos por encima de la media nacional. Otras con elevada mortalidad son Cantabria, Cataluña, Madrid y La Rioja.

lasprovincias.es

Pin It on Pinterest